HABLANDOPLATA
A+ A A-

La feliz moda del rosado

Valora este artículo
(0 votos)

El rosado está de moda. Y no sólo en España donde todos los veranos hacen su agosto estos vinos a medio camino entre el ser blancos y parecer tintos. En Europa ganan adeptos, aumentan los consumidores y gozan cada vez de mayor prestigio, tal vez alimentados por el poderoso impulso de los taninos, la irresistible ascensión del resveratrol, mágica sustancia que todo lo cura y que en los vinos tintos abunda. Tal vez por eso, los actuales rosados se cubren de color, aumentan de cuerpo, se llenan de sustancia hasta recordar aquellos claretes de Ribera del Duero o de Rioja que durante años fueron la forma habitual de beber vino tinto. No podemos por menos que alegrarnos de esta moda porque entre las peculiaridades enológicas de nuestro país hay una particularmente refrescante y jovial: la altísima calidad de nuestros rosados. En ninguna parte del mundo se elaboran tantos y tan buenos vinos de este tipo, en el que el tinto late con corazón de blanco. Año tras año, la calidad de nuestros rosados, antaño privilegio de los navarros, se expande como una gratificante mancha que ya cubre toda España. Atrás quedan aquellos años, de penoso recuerdo, en los que el rosado era un fácil recurso de ignorantes, la salida cómoda de restauradores y sumilleres sin criterio -basta recordar aquella nefasta frase: “tómese un rosadito, que va con todo”- o una bebida impersonal con vocación de refresco. Por no hablar de los falsos rosados, mezcla vergonzante de tinto y blanco, que aliviaban los stocks de bodegueros poco escrupulosos. Vino, por tanto, que renunciaba a su ambigua personalidad, miembro honorable de la gran familia vinícola española. Las cosas comenzaron a cambiar cuando en Navarra se gestaron, de la mano de Chivite, los primeros rosados de nuevo cuño, limpios, aromáticos, con más cuerpo y aromas intensamente frutales. La entrañable Garnacha se olvidaba de viejas oxidaciones, pesados gustos pasteleros, o sabores vegetales, para mostrar su impresionante y sugestivo perfume de fresa y frambuesa. Pero también estaban los rosados de Tempranillo en todas sus versiones, Monastrell, Listán, Bobal, y un largo etcétera de nuestros mejores varietales tintos. Luego vinieron los varietales foráneos, traídos principalmente de la mano de emprendedores bodegueros catalanes, imponiendo la supremacía organoléptica de los Merlot y Cabernet sauvignon. Finalmente, la mejora se ha generalizado, y hoy es posible encontrar excelentes rosados en cualquiera de nuestras zonas vitivinícolas, elaborados con casi todos los varietales tintos que hoy se cultivan en nuestro país, lo que permite al consumidor elegir, tanto en los meses calurosos como en el resto del año, un rosado para cualquier tiempo y momento.

Información adicional

Deja un comentario

Asegúrese de rellenar los campos obligatorios.

cintillo buscador web
publicidad

Restaurante Tubal
Pza. de Navarra, 2
Tafalla
T.948 700 852
www.restaurantetubal.com

 

ver todos

Contactar

Email:
Asunto:
Mensaje
Anti-Spam: ¿Cuál es la capital de España?

OpusWine S.L.
Camino de Húmera, 18-E
Colonia Los Ángeles
28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid)
Tel. 915 120 768

Fax. 915 183 783
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Copyright 2017. Es una publicación de OpusWine S.L | Powered by Activa10